30 de agosto de 2017

Las redes inalámbricas y la salud

Un tema recurrente tanto en nuestra ámbito técnico como fuera de él es el del impacto en la salud de las personas de la redes inalámbricas.
Muchas veces se hacen elucubraciones sobre el tema utilizando vocabulario técnico o científico aunque sin precisiones claras y necesarias.
Es por eso que me pareció pertinente elaborar algunas respuestas a estas situaciones, al menos a las más frecuentes.

Las redes inalámbricas utilizan emisiones de radiofrecuencia que irradian nuestros cuerpos y esto puede afectar seriamente la salud.
La sola utilización de términos como "irradiación" hace pensar en radiaciones que pueden ser dañinas a la salud de los seres vivos pero no es así. Hay en la naturaleza diferentes tipo de radiaciones y no todas ellas afectan de igual manera.

Ante todo, todos los seres vivos estamos sometidos en la naturaleza a diferentes tipos de radiaciones sin que podamos evitarlo. Nuestro cuerpo es atravesado por múltiples ondas electromagnéticas de origen natural que por su tipo o su potencia no llegan a tener impacto directo en nuestra salud (al menos un impacto que podamos demostrar).

Pero no todas las ondas electromagnéticas nos afectan de la misma manera. La distinción más básica es entre radiaciones ionizantes y no ionizantes.
Las radiaciones ionizantes son emisiones electromagnéticas de alta carga de energía que consiguientemente pueden afectar la estructura de los átomos y como resultado tener algún efecto en los seres vivos. En general todos los seres vivos que habitamos el planeta estamos expuestos a niveles bajos de este tipo de radiación procedente de diferentes fuentes (entre ellas el sol), pero en niveles altos de exposición pueden causar quemaduras, enfermedades, tumores y hasta la muerte.
Es el caso de los rayos X utilizados en radiología (en altas dosis), rayos beta, gamma, etc.


Las radiaciones no ionizantes, en cambio, son emisiones electromagnéticas de baja carga de energía que consiguientemente no son capaces de afectar la estructura de los átomos. Se trata de aquellas ondas que están en un rango de frecuencia por debajo de la radiación ultravioleta.
Estas radiaciones pueden tener un impacto limitado en los seres vivos, particularmente aquellas emisiones que se encuentran dentro de los rangos correspondientes a la luz visible y la emisión ultravioleta (mayormente afectan la visión).

Las ondas utilizadas en redes inalámbricas y telefonía celular corresponden al espectro radioeléctrico y están muy por debajo aún del rango de la luz visible (como se puede verificar en el gráfico de arriba) y en su implementación se utilizan niveles de potencia muy bajos lo que hace que el mayor efecto posible sea, en algunos casos, algo de calor.

Estas radiaciones nos hacen sentir enfermos
Hay una diferencia esencial entre sentirse y estar enfermos.
Como muestran múltiples estudios realizados por diferentes organizaciones en diferentes países no se han podido encontrar evidencias de una relación directa entre el uso de telefonía celular o redes inalámbricas y la aparición de tumores o el cáncer.

Una muestra de estos reportes es esta publicación del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos de Norteamérica en la que se referencia diferentes estudios realizados con diferentes metodologías.

Como dice el Instituto Nacional del Cáncer, el único efecto biológico reconocido firmemente de este tipo de radiación es el calentamiento. La exposición del cuerpo a las potencias utilizadas por la telefonía celular o las redes inalámbricas no llega a producir calentamiento.
Todo esto no quita que algunas personas puedan aducir dolores de cabeza o cansancio, pero en este caso su causa no es de orden físico sino psicosomático.

Aún así, las radiaciones de radiofrecuencia pueden producir tumores cerebrales o cáncer.
El informe antes citado indica claramente que el análisis de los datos aportados por los estudios de epidemiología entre el año 1992 y 2006 muestran con claridad que no hay un aumento de la incidencia de cáncer de cerebro u otros cánceres vinculados al sistema nervioso central a pesar del aumento importantísimo que ha registrado en igual período el uso de telefonía celular y las redes inalámbricas. Estos resultados son consistentes en estudios realizados en diferentes países y con períodos de tiempo variables.
Por otro lado, este informe es consistente también con los reportes de la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones dedicadas a estos temas.

En conclusión: no es posible afirmar que hay relación alguna entre emisiones de radiofrecuencia de redes inalámbricas y la aparición de tumores.

Es cierto que hay algunas pruebas pero no se han hecho las suficientes
Puede que a alguien no le resulten suficientes múltiples estudios específicos realizados desde apenas iniciada la década de los '90 por diferentes organizaciones en distintas regiones.
Pero entonces es necesario apelar al sentido común.

La humanidad ha estado expuesta a emisiones de radiofrecuencia generadas por el hombre por un período de ya más de cien años (radio AM, FM, onda corta, televisión, antenas de microondas). Estas emisiones se han incrementado en los últimos treinta años fruto de la introducción de la telefonía celular y las redes inalámbricas. Esto parece un período suficiente de tiempo para poder sacar algunas conclusiones.

Si las emisiones de radiofrecuencia tuvieran impacto en la generación de tumores o cáncer, esto debiéramos verlo a nivel poblacional como un incremento en la proporción de personas afectadas por esas dolencias.
Sin embargo no es posible encontrar una correlación de este tipo ya que no se registra un incremento en este tipo de afectaciones, cosa que sí es claramente verificable en el caso de afecciones de la piel relacionadas con la exposición excesiva a la radiación solar o la luz ultravioleta.

Sintetizando
  • Las redes inalámbricas operan en un rango de frecuencias que está entre los 2 y los 5 GHZ.
  • Se trata de ondas del espectro radioeléctrico, no ionizante, muy alejadas de aquellas frecuencias claramente dañinas para la salud, incluso aún por debajo del espectro de la luz visible.
  • No hay mecanismo biológico que explique la posibilidad de que radiaciones no ionizantes generen cualquier tipo de tumor.
  • Tampoco hay evidencia estadística que permita respaldar una afirmación de este tipo.
  • El efecto posible de estas frecuencias en el cuerpo humano es algún nivel de calentamiento, lo cual no se registra en los niveles de potencia utilizados en sistemas inalámbricos conocidos como WiFi.
  • En conclusión: No hay evidencia que permita afirmar que la radiación generada por dispositivos inalámbricos como access points, laptops, tablets o smartphones tenga impacto directo en la salud de las personas.

Las abreviaturas y siglas utilizadas en este post puede encontrarlas desarrolladas en
que está disponible en la Librería en Línea de EduBooks.


8 comentarios:

  1. Hola, buen día!
    Si bien las emisiones de WiFi no son dañinas a la salud al igual que las señales celulares al ser ambas no-ionizantes, quisiera saber si vivir debajo de una gran antena de telefonía celular puede acumular tal cantidad de señal y por ende de calentamiento que pueda ser perjudicial, o este incremento de temperatura es mínimo?, deberían estar estas antenas un poco aisladas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un punto olvidado generalmente de este tema es que todas las antenas tienen los que se llama un "punto ciego", es decir un punto hacia el cual la irradiación de energía es cero o significativamente menor.
      En el caso de las radiobases de telefonía celular, ese punto ciego está debajo de las antenas. Por lo tanto si alguien tiene temor, no hay lugar más seguro que debajo de las antenas.
      Por otra parte, en cada región hay potencias máximas autorizadas que los proveedores de servicio deben respetar y que son monitoreadas por las autoridades. Esas potencias máximas están muy debajo de los niveles que podrían llegar a ser dañinos para los humanos.

      Eliminar
    2. Ok, muchas gracias por la información!

      Eliminar
  2. Felicitaciones por seguir trabajando contra la ignorancia generalizada.

    ResponderEliminar
  3. Hola! Entonces, es arbitrario recomendar que no se cargue el celular encendido en la mesita de luz cuando dormimos? Mas alla del tipo de radiacion, una variable a considerar no es el tiempo de exposición a cualquier radiación? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier
      Simplemente no hay prueba científica de que las emisiones de radiofrecuencia de nuestros teléfonos o de los routers wifi puedan generar alguna afección física.
      La variable de tiempo de exposición es sin dudas importante, por eso todas las afirmaciones de los informes están moderadas y son siempre condicionales. Pero tenemos que tener en cuenta que la exposición a radiofrecuencia a nivel global ya lleva más de 100 años, desde el inicio de las transmisiones de radio, que fue luego incrementado con la introducción de las transmisiones de televisión en la década de los '50. Esto tuvo un nuevo incremento en los años '60 con la introducción de torres de microondas para los servicios de telefonía, y alcanzó un nuevo nivel a fines de los '80 con la extensión de los servicios de telefonía celular.
      Cuarenta años después, las estadísticas poblacionales no indican que haya un problema real.
      Es cierto, no podemos afirmar qué ocurre luego de 50 años de exposición a las frecuencias que utiliza la telefonía celular. Pero si nos afirmamos en el tiempo ya transcurrido y lo que la física y la biología indican, no deberíamos tener mayores temores.

      Eliminar
  4. Hola Oscar:

    Fijate que tengo una situación

    Tengo una red Wi-Fi con 47 puntos de acceso y una controladora cisco 5508 resulta todos estan en el mismo segmento de red necesito hacer una vlan de gestión ya que actualmente estan en el rango de direcciónes de mis servidores.

    estoy haciendo pruebas di de alta una vlan para gestión y a un AP le coloque el direccionamiento de la VLAN de gestión, la controladora ya unio al AP, y los clientes se conectan bien solo que en ese AP no deja salir a internet. ¿ será porque no está en el misma subred que la controladora?


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El acceso a Internet de las terminales no depende de la VLAN en la que está la gestión de los APs sino de la configuración IP asociada a la WLAN en la que se encuentran asociados los terminales.
      Por lo que comentás habría que revisar el diseño de esa red porque se deja entrever un posible error de diseño. Es una red grande, y por lo que se entiende todo está en un solo SSID, en una única VLAN. Eso requiere optimización.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.
En este blog los comentarios están moderados, por lo que su publicación está pendiente hasta la revisión del mismo.